Dynamic Variation:
Offers
Choose Language
Search & Book Sponsored Links
Search
or search all of Norway
Oslo, great food even in the winter
Oslo, great food even in the winter.
Photo: VisitOSLO

muteplay/pauseplay/pause
Campaign
Course
Event
Partner
Media
Meetings
Travel Trade
Ad

El peruano Daniel saborea Oslo

El grupo de invitados de #visitoslo2018 pudo comer y beber lo mejor de la capital noruega. Daniel Campos Sánchez, procedente de Perú, revela los detalles de lo que disfrutaron en platos y vasos.

Nuevos sabores que no sabía que le gustaban

Daniel, ¿cuál es la fortaleza de Oslo en términos de comida? 
“La escena gastronómica de Oslo, aunque todavía joven, es muy dinámica y variada y la ciudad está recuperando terreno rápidamente como destino culinario. Y sin duda se pueden encontrar lugares para comer a buen precio. Yo recomiendo Le Benjamin para platos típicos franceses con ingredientes noruegos espectaculares, Oslo Raw para comida vegana de primera clase, Territoriet vinbar para algunos de los mejores vinos de la ciudad acompañados de quesos y embutidos, Taylor & Jørgen para donuts que están entre los mejores que he probado, Itamae -la sección de sushi del restaurante Kamai- para excelente comida japonesa, y el bar Himkok para terminar. Pero estos son sólo unos cuantos nombres, ya que hay montones de sitios a los que no he ido y de los que no he oído más que cosas fantásticas”.

¿Tiene la comida noruega algo en común con la peruana? 
“Sí tienen cosas en común. No en sabores, pero sí en filosofía: productos e ingredientes tremendamente frescos combinados de formas sencillas y que representan a la gente y a la naturaleza. Yo lo llamaría soul food o comida con alma”.

¿Por qué crees que Oslo se ha convertido en punto neurálgico para los amantes del café, tostadores y baristas? 
“Lo primero de todo, creo que a Oslo le ha costado algo de tiempo ponerse al día con las tendencias cafeteras, pero ahora que lo ha conseguido, lo está compensando. Y por lo que he oído, Tim Wendelboe es uno de los gurús del café que están cambiando la industria. Creo que el clima de Noruega nos obliga, en el buen sentido de la palabra, a tomar bebidas calientes. Y, en concreto, el café propio de Oslo es verdaderamente delicioso”.

“Oslo está ganando terreno rápidamente como destino gastronómico”.

¿Siempre eres tan positivo o a veces te vuelves más exigente? 
“Bueno, siempre procuro probar ingredientes que no me gustan cuando es un gran chef el que los prepara. Por ejemplo: odio las ostras, pero el chef Vladimir, de Itamae, eligió un plato de ostras para abrir el menú de nuestro grupo y estaba delicioso”.

¿Entonces será el marisco el sabor que recordarás de Oslo?
“Pues la verdad es que tuvimos varias experiencias culinarias interesantes. En el restaurante Frognerseteren, en Holmenkollen, comimos un plato tradicional noruego: gachas de crema agria con azúcar y canela. Estaba buenísimo. Muy pesado, eso sí. Pero no nos importó. Y también visitamos una panadería local en la que tomamos pan fresco con mantequilla. ¡Por simple que parezca, me encantó!

Oslo
Oslo.
Photo: VisitOSLO

Dejando de lado la comida, ¿qué diferencias observaste entre Oslo y otras capitales? 
“Oslo es muy segura, y la actual construcción de nuevos y lujosos edificios, y la cercanía al agua, la convierten en un lugar sencillamente único. También pude observar la integración social entre inmigrantes y noruegos, y es algo que valoro mucho. No vi ningún tipo de racismo y, para mí, eso no tiene precio”.

¿Qué consejo darías a alguien que acaba de llegar a Oslo?
“Que se deje llevar y no haga planes cerrados. La magia de Oslo está en descubrirla por uno mismo, en hacer lo que a uno le apetezca en función de sus intereses. Que pregunte a los locales, interactúe con ellos y les pregunte por sus sitios favoritos. Sus consejos le ayudarán a disfrutar al máximo sus días aquí”.

Sigue a Daniel en las redes sociales para saber más sobre él:
Instagram
Facebook

Descubre más sobre sus aventuras

Your Recently Viewed Pages

Volver arriba

Ad
Ad
Ad