Skip to main content

La Noruega de los fiordos

No lo creerás hasta que lo veas

Desliza hacia abajo para saber más, o ve directamente a organiza tu viaje.

¿Estarás soñando? ¡No, es todo real!

Así es precisamente como luce la Noruega de los fiordos: con miradores increíbles que parecen sacados de un cuento de hadas, como el de Preikestolen (o el Púlpito), en Ryfylke

… y cascadas que te dejarán boquiabierto, como la de Vøringsfossen.

En esta región también abundan los glaciares, que puedes explorar a pie, en una excursión guiada.

Aquí verás también carreteras que no creerías que existen. Es el caso de la Carretera del Atlántico, en el Noroeste, considerada por el diario británico The Guardian el “mejor viaje por carretera del mundo”.

La parte oeste de Noruega alberga también los fiordos más emblemáticos. Observa cómo montañas y cascadas parecen precipitarse hacia el agua de color azul y verde esmeralda.

Los fiordos más famosos son los que forman parte de la lista de patrimonio de la humanidad de la Unesco: el fiordo de Geiranger (Geirangerfjord), el de Hardanger (Hardangerfjord), el Nærøyfjord, el Nordfjord y el larguísimo Sognefjord, que alcanza los 205 kilómetros. Pero otros, menos conocidos, también te sorprenderán. ¡Y es que hay cientos de fiordos en esta región!

En verano están preciosos…

… pero todavía más en primavera, cuando las flores llenan de color los huertos de las colinas circundantes.

O en otoño, con las hojas de los árboles teñidas de rojo, naranja y amarillo.

Admira los fiordos rodeado de paz y tranquilidad a bordo de un kayak, o en una excursión en barco.

O cálzate las botas de montaña y sal a hacer senderismo entre paisajes increíbles. En la Noruega de los fiordos encontrarás un montón de rutas fantásticas.

Eso sí: algunas son duras hasta para excursionistas experimentados. Otras, más cortas y llevaderas, cuentan con vistas igual de impresionantes.

Echa un vistazo a las mejores rutas por la Noruega de los fiordos.

En invierno puedes esquiar montaña abajo hasta llegar al fiordo. ¡Moooolaaaa!

En la Noruega de los fiordos hay fabulosas estaciones de esquí en las que disfrutar de la nieve en familia, tanto en las pistas como fuera de ellas. Algunas de las más conocidas son las de Stranda, Sogndal, Myrkdalen o Voss. Y hasta es posible esquiar en verano sobre algunos glaciares.

Pero tranquilo.

No hace falta que se te acelere el pulso o se te llenen las botas de barro para admirar estos fantásticos paisajes.

Viaja cómodamente a bordo de un funicular hasta lo alto del monte Loen (en la imagen), o hasta Voss o Bergen.

U observa cómo las majestuosas montañas se alzan hacia el cielo mientras navegas los fiordos en crucero.

(Echa un vistazo a las paradas obligadas si visitas Hardanger en invierno y a la ruta entre Bergen y Flåm).

No te quedes sin montar en el ferrocarril de Flåm, votado uno de los trayectos en tren más espectaculares del mundo.

Vive esta increíble experiencia con el famoso tour de Norway in a Nutshell, con salidas desde Bergen y Oslo.

El tren de Bergen y el tren de Rauma son otros de los viajes incluidos en la lista.

Tampoco te puedes perder las vistas desde alguna de las Rutas panorámicas de Noruega, que atraviesan, sinuosas, una orografía en la que fiordos y montañas son los protagonistas.

¿Imaginas lo que se siente subiendo por la serpenteante carretera de Trollstigen?

Obviamente, conducir por calzadas como esta lleva su tiempo. La Noruega de los fiordos es en realidad más grande de lo que parece. Visítala sin prisas, a tu ritmo. O bien céntrate en una determinada zona.

¡Y no dudes en hacer muchas paradas para disfrutar de la comida!

Pescado fresquísimo. Carne tan sabrosa como impresionantes son aquí los paisajes. Y la fruta más deliciosa que hayas probado nunca. Puedes disfrutarla recién sacada del árbol, o beberla licuada en forma de sidra. ¡La de las granjas de Hardanger o de los alrededores del Sognefjord está buenísima!

En la costa, junto al océano, vivirás mil y una aventuras. Allí descubrirás islas fascinantes, como la de Grip, que acoge a una importante comunidad de pescadores. Muchas de las casas de esta zona fueron barridas por el mar en 1804 y reconstruidas posteriormente.

En la Noruega de los fiordos también hay muchos pueblos preciosos.

Para muchos, Bergen es el punto de partida por antonomasia. Como antigua capital de Noruega y ciudad perteneciente a la Liga Hanseática, Bergen alberga tesoros como el muelle de Bryggen, además de una animada escena cultural con festivales, obras de teatro y conciertos todo el año.

Pero Bergen no es la única maravilla urbana que encontrarás por estos lares.

Otras localidades que sin duda merecen una visita son Ålesund (en la imagen), con su belleza modernista; Stavanger, un auténtico feudo comidista, o Haugesund, que respira herencia vikinga por los cuatro costados.

¿Eres un fanático del senderismo? Descubre qué se siente desde lo alto de Trolltunga.

O desde muchos otros rincones espectaculares de la Noruega de los fiordos.

Las mejores ofertas de nuestros socios

Reserva ya tu próxima aventura en Noruega.

Páginas visitadas recientemente