Skip to main content

¿Sueñas con pasar una noche justo al lado del mar, donde poder quedarte dormido con el sonido de las olas? Entonces sin duda alguna deberías hacer una reserva en uno de los alrededor de 60 faros que ofrecen alojamiento en Noruega.

Un pase seguro a tierra firme

En 1655, el faro de Lindesnes, ubicado en el punto más al sur de la Noruega continental, se encendió por primera vez. Fue el primero de los más de 200 faros que han guiado a barcos y navíos junto a la costa Noruega durante siglos.

En la actualidad, muchos faros se han cerrado o automatizado, y el último que quedaba con personal funcionario se cerró en 2006. No obstante, eso no significa que no haya vida en estos edificios históricos. Los faros siguen siendo sitios muy frecuentados, y su increíble ubicación junto a la costa los convierte además en sitios que a la gente le encanta fotografiar.

Pasa una noche inolvidable

La mayoría de los faros sigue perteneciendo al gobierno y coopera con asociaciones locales que se encargan de mantenerlos abiertos para visitas, circuitos y como alojamiento. Otros son propiedad privada y operan con fines comerciales.

Si quieres pasar la noche en uno de los faros de Noruega, en nuestras costas tienes alrededor de 60 para elegir. Podrás mejorar tu estancia realizando actividades interesantes por la zona. Esa es de hecho una de las mejores cosas de alojarse en un faro: estás justo al lado de las fuerzas de la naturaleza. En el faro de Kråkenes, ubicado en el punto más al oeste y ventoso de Noruega, podrás alojarte en la increíble suite Tormenta.

Lo normal no es alojarse en el propio faro, sino en la casa del guarda del faro, aunque sí que es cierto que en algunos faros se ha reformado el interior y ahora cuentan con bares y salas abiertas al público. El alojamiento varía entre lo rústico, acogedor y bastante sencillo, y lo lujoso. Ejemplos de esto último son el faro de Lofoten, en Værøy, y el faro de Høyevarde en Karmøy, justo a las afueras de Haugesund. El de Molja, ubicado en el centro de Ålesund, se ha convertido en una cómoda habitación de hotel.

En algunos faros también es posible reservar alojamiento en invierno, lo que te permitirá sentir el poder de la naturaleza con mayor intensidad.

Es recomendable reservar con antelación. Los faros son sitios únicos y, por tanto, también bastante populares.

Faros de fácil acceso

Algunos de los faros de Noruega son más accesibles que otros, como el famoso faro de Lindesnes, que además es el más antiguo del país. Este faro se ubica a 45 minutos en coche de Mandal, en el sur de Noruega, y es posible aparcar por la zona. Cuenta con un centro de visitantes, y podrás alojarte en la casa del guarda, justo al lado del faro.

La zona es además ideal para explorar a pie. Hay varios faros en la zona en los que también podrás pasar la noche.

Si tienes pensado ir al faro de Lindesnes, te recomendamos planear tu visita de cara a escuchar la sirena de la niebla, que suena todos los domingos a las 12 del mediodía entre los meses de marzo y septiembre, a menos que esté nublado.

Come con vistas

No hace falta reservar alojamiento para poder visitar un faro. Haz una excursión y disfruta de un delicioso café, almuerzo o cena. Algunos de los faros de Noruega cuentan con restaurantes y cafeterías en los que podrás comer y beber mientras disfrutas de unas vistas espectaculares. Algunos incluso cuentan con galerías, como el faro de Alnes a las afueras de Ålesund; el faro de Obrestad, ubicado en Jæren, en la región de Stavanger; y el faro de Ryvarden en la Noruega de los fiordos.

En el faro de Tranøy, en Hamarøy, al norte de Noruega, podrás ir al restaurante Naustet Mat & Drikke, que se encuentra en un antiguo embarcadero. Allí podrás disfrutar de los mejores platos locales, como el pastel de pescado casero, la sopa de pescado del faro y su especialidad: el pescado seco a la parrilla.

Si te apetece tomar algo en un lugar interesante, podrás hacerlo en la antigua torre del faro de Stangholmen, ubicado a las afueras Risør. El faro se encuentra en la isla de Stangholmen y podrás llegar en ferri durante los meses de verano.

Ubicaciones exclusivas

Algunos de los faros de Noruega se encuentran en diminutas islas remotas. Se trata de lugares ideales para quienes buscan un poco más de privacidad, pero ten en cuenta que este tipo de visita quizás requiera algo más de planificación. ¡Sin duda merecerá la pena!

En el faro de Litløy, en Vesterålen, al norte de Noruega, podrás experimentar la increíble sensación de encontrarte completamente solo en una isla en medio del océano. También es posible contratar un servicio de transporte.

La mayoría de los faros cuenta con un sitio web en el que encontrarás toda la información que necesitas para llegar. A muchos de ellos podrás llegar en ferri o en barco.

Encuentra tu faro ideal

Alójate en la increíble costa de Noruega.

Aprovecha estas increíbles ofertas

Echa un vistazo a algunas empresas que te ayudarán a sacar el máximo partido de tu viaje.

Páginas visitadas recientemente