Skip to main content

La pesca en la Carretera del Atlántico

Unknown Component
civid: 5f5b3c7e99841850af1e67a3
name: plugins_common_social_share (widget)

La Carretera del Atlántico es hermosa y espectacular. Pero si la miras de cerca ofrece mucho más que un bello paisaje. Texto original en inglés: Mikael Lunde

Olgunn Johansen señala a un islote mar adentro. “Allí. Allí es donde aprendí a pescar por primera vez,”dice, rebobinando en su memoria 60 años atrás.

Aquí es donde termina Noruega, más o menos, y comienza el océano Atlántico.

“Solía salir en barco con mi abuelo, que era pescador. Él se conocía todos los mejores lugares para pescar”, asegura Olgunn. “Este conocimiento pasó a mi padre. Y luego lo recibí yo”.

Esta mañana, en tan solo media hora que tarda en llegar la marea alta, ha capturado dos docenas de peces, y su bolsa se ha llenado a rebosar rápidamente de abadejo y caballa.

Salvando las distancias

“Las cosas mejoraron después de que se construyera la carretera. Antaño, me ponía aquí de pie en el borde casi jugándome la vida. Pero ahora me siento mucho más segura”, explica desde el puente de Myrbærholm, ahora un destino famoso entre los pescadores deportivos de todo el mundo.

Este espectacular tramo de carretera, que salta de islote en islote y de escollo a escollo a través del archipiélago en el Noroeste de los fiordos, le proporcionó a la isla de Averøy una conexión con el continente por primera vez cuando se inauguró en 1989.

También le regaló a este rincón en la Noruega de los fiordos un nuevo emblema. Tanto en una tranquila tarde de verano, como durante una tormenta, esta carretera panorámica es una de las más bellas y espectaculares del mundo.

La construcción de la carretera empezó en 1983, y fue un hito de la arquitectura de un calado considerable. En 2005, los noruegos la llamaron la edificación noruega del siglo. El emblemático puente de Storeseisund es el más alto y más famoso de un total de ocho que conectan los diferentes tramos de la carretera a través de los escollos.

Hoy en día, no son los pescadores sino los turistas quienes son vistos con más frecuencia en los islotes a ambos lados. Unas treinta casas y albergues en Håholmen, conservadas como eran originalmente, han sido convertidas en restaurantes y hoteles. Llegarás allí en pocos minutos gracias a un barco vikingo reconstruido que sale de un embarcadero junto a la carretera.

Un festín de pescado

Aquí siempre ha habido pesca, pero los mejores lugares para pescar se han vuelto mucho más accesibles gracias a la construcción de los puentes. Ajenos al mundo sobre sus cabezas, bacalaos, truchas, carboneros y caballas pasan por debajo de los puentes. Se pueden ver incluso focas y ballenas cuando el mar está calmado.

Gente de todo el mundo viene aquí para lanzar la caña, confiando en que Olgunn no haya pescado todavía todo lo que pasa por debajo del puente. Ella conoce a muchos de los pescadores que vienen por aquí. “Muchos vuelven año tras año. Hablamos sobre la pesca, así nunca nos falta tema de conversación”, explica.

"Cuando tenía cinco o seis años y el agua estaba templada, tuve que aprender a nadar. Mi padre me llevaba a la orilla, me ataba al cinturón de la chaqueta de mi madre y me metía en el agua”. Ya entonces, Olgunn pescaba e incluso hacía sus propias cañas de pescar con alfileres a modo de anzuelos.

Pero fue después de la aparición de la carretera cuando Olgunn batió su récord personal: un bacalao noruego de 13 kilogramos.

“También pesqué un carbonero de 11 kilos, bastante vigoroso”, añade en una curiosa manera de quitarle importancia a sus méritos. Pero eso no es todo: “Hace unos seis años trajimos bolsas de basura y saqué siete bacalaos de 6 o 7 kilos cada uno. Regresé a casa con 50 kilos de pescado en una sola jornada".

“No vengo solo por el pescado. Es la experiencia en sí lo que me atrae. Es maravilloso”, explica. Ella viene aquí todo el año: ha llegado a salir a pescar con 10 grados bajo cero, “porque entonces el bacalao podría picar”.

El abadejo se lo da a su gato, las cabezas las deja en su jardín para una familia de zorros, y el mejor pescado lo cocina para sus amigos.

Ya ha hecho gestiones con la administración local para que, el día que ella muera, sus cenizas sean esparcidas desde este puente. “He vivido grandes experiencias en este lugar, y tener la última también aquí”.

Aprovecha estas increíbles ofertas

Echa un vistazo a algunas empresas que te ayudarán a sacar el máximo partido de tu viaje.

La zona ofrece también...

No esperes a llegar aquí para decidir qué te gustaría hacer. Usa los filtros y consulta las ofertas.

Descubre más sobre...

Páginas visitadas recientemente