Skip to main content

Descubre Oslo en bicicleta

Oslo es una ciudad ideal para montar en bicicleta, con un ambiente urbano muy animado a poca distancia de paisajes espectaculares. Aquí tienes tres rutas que te permitirán descubrir muchos de los principales puntos de interés de la capital.

Oslo y las bicicletas

Noruega es famosa por sus muchas rutas panorámicas para ciclistas, pero no hace falta salir de la capital para vivir una auténtica aventura sobre ruedas.

“Montar en bici en Oslo es una pasada, y los turistas pueden ver y hacer mucho explorándola de esta forma”, comenta Øyvind Wold.

Sabe muy bien de lo que habla. Wold ha escrito varios libros sobre ciclismo, incluido På Sykkel i Oslo (Oslo en bicicleta). Durante los últimos 25 años, ha visto prácticamente todo lo que tiene la ciudad desde el sillín de su bicicleta.

¿Pero qué hace de Oslo una ciudad tan adecuada para las bicicletas?

La capital noruega combina muy bien la naturaleza con la vida urbana; las distancias entre el centro de la ciudad y el campo son bastante cortas. Puedes ver la ciudad en tan solo un día.

“Oslo no es especialmente grande en comparación con otras ciudades, lo que hace que transitar por ella en bicicleta sea una experiencia muy agradable. Además, el clima es muy adecuado para ello. La temperatura rara vez sobrepasa los 25 grados centígrados”, aclara Wold.

Ese tipo de cosas no pasan desapercibidas. El interés de la gente por hacer ciclismo en Noruega ha aumentado de manera exponencial en los últimos años, y tanto es así que las bicicletas ya casi forman parte del paisaje de la ciudad. Dicho de otra forma, es muy fácil ver a viajeros responsables en la capital de Noruega. Los hoteles y comercios locales suelen tener bicicletas en alquiler, y se ha hecho mucho para conseguir que este medio de transporte se convierta en una alternativa segura.

“Muchas de las calles de la ciudad cuentan con carriles específicos para las bicis. La infraestructura de la capital, en lo que respecta al ciclismo, mejora año tras año”, explica Wold.

Si vienes a Oslo, no te pierdas las rutas que recomienda Wold para descubrir algunos de los mayores puntos de interés de la ciudad mientras disfrutas de un agradable paseo en bici.

Echa un vistazo a nuestros consejos de seguridad para ciclistas antes de ponerte en marcha. ¡Y recuerda llevar siempre casco!

Rutas ciclistas en Oslo

Aquí tienes las tres rutas favoritas de Wold para explorar Oslo en bicicleta.

1. El paseo marítimo del puerto de Oslo

Punto de partida/fin de recorrido: Kongshavn, en la desembocadura del río Alnaelva/Frognerkilen
Distancia: 9 kilómetros
Nivel: Fácil. Se trata de un terreno llano y pavimentado.


El paseo marítimo del puerto de Oslo (Havnepromenaden) se extiende a lo largo de la costa, de este a oeste.

Esta ruta incluye algunos de los edificios más representativos de Noruega y es además ideal para explorar la ciudad a un ritmo que te permita disfrutarla con tranquilidad.

A lo largo de sus nueve kilómetros de longitud podrás disfrutar de museos y edificios históricos, pero también de lugares más modernos como la ópera de Oslo, el museo de Astrup Fearnley, el código de barras de Bjørvika, un barrio compuesto por varios edificios de diferentes dimensiones que juntos parecen un código de barras.

Y ve preparado; te entrará hambre. Puede que notes el aroma de los productos frescos que se sirven en algunos de los mejores restaurantes de Oslo, a lo largo del paseo marítimo, donde sin duda podrás vivir una experiencia culinaria acorde a tu paladar (y presupuesto).

2. La península de Bygdøy

Punto de partida/fin de recorrido: Estación de Skøyen
Distancia: 7,5 kilómetros
Nivel: Fácil

Bygdøy es una península de ensueño situada al oeste del centro de Oslo. Aunque viene a ser una zona residencial, también es famosa por sus muchos museos, cafeterías, playas, y caminos forestales para hacer senderismo y ciclismo.

Descubre algunas de las mayores reliquias históricas de Noruega en el Museo Vikingo y el Museo Folklórico Noruego y date un chapuzón en una de las mejores playas de la ciudad.

El recorrido cuenta con 7,5 kilómetros de extensión y atraviesa un paisaje cultural espectacular. Por el camino podrás ver animales en la pradera y contemplar edificios impresionantes como el Castillo de Oscarshall, que es además la residencia de verano de la familia real noruega.

Justo al lado, en el bosque de Bygdøyskogen, también encontrarás varias rutas para ciclistas.

3. El lago de Maridalsvannet

Punto de partida/fin de recorrido: El cruce de Brekkerkrysset, cerca de Maridalsvannet o la estación de Kjelsås
Distancia: 13 kilómetros
Nivel: Medio

¿Quieres disfrutar del campo sin tener que renunciar a la vida urbana? Alquila una bicicleta, mete la cámara en la mochila y respira el aire puro de este recorrido por el lago de Maridalsvannet.

Sigue la ruta a través de un extenso paisaje cultural a ambas orillas del lago. Por el camino, verás varios lugares instagrameables, como las ruinas de la Iglesia de Santa Margarita y los muchos miradores que rodean el lago.

Si buscas una ruta con menos cuestas, puedes optar por circular por carretera en lugar de por la ruta ciclista.

¿Aún te queda energía?

Disfruta de un recorrido por pueblos pintorescos y paisajes con encanto, atrévete con rutas más difíciles en zonas de montaña o ponte a prueba en una carrera de competición. Encuentra las mejores ofertas a continuación.

Páginas visitadas recientemente