Skip to main content

El código de la montaña noruega

Noruega es un lugar increíble en el que descubrir paisajes míticos prácticamente inexplorados, entre montañas, valles y fiordos. Antes de adentrarte en la naturaleza, familiarízate con las nueve sencillas reglas del código de la montaña noruega, que te ayudarán a mantenerte a salvo. Te recomendamos encarecidamente que contrates los servicios de un guía local para minimizar los riesgos y disfrutar de una excursión mucho más placentera, sobre todo en invierno.

#1

Planifica tu viaje e informa a tus allegados
de la ruta que quieres seguir.

  • Prepara tu viaje en función a las capacidades del grupo e incluye siempre varias alternativas.
  • Consulta información actualizada sobre la zona y las condiciones del tiempo. Siempre que sea posible, ten en cuenta el consejo de montañeros experimentados.
  • Asegúrate de que tienes toda la información y la experiencia práctica necesaria para llegar al final del viaje.
  • Respeta el entorno natural. Prepara todo de antemano y no dejes tras de ti ningún resto de basura.
  • Incluye en el recorrido puntos de encuentro para los que no sea necesario tener cobertura móvil ni un horario específico.
  • ¿Es la planificación suficiente para garantizar un excursión placentera, pase lo que pase?

#2

Adapta las rutas elegidas en función
de las capacidades y de la climatología.

  • Valora constantemente las condiciones climatológicas y adapta tu plan en función de ellas.
  • Concede la importancia debida a la previsión del tiempo.
  • Viajar en grupo es más seguro y te da la posibilidad de compartir la experiencia del viaje. Si viajas solo, extrema las precauciones.
  • No te lances a un viaje largo si no tienes la experiencia suficiente. Debes ser capaz de cuidar de ti mismo, así como de los demás integrantes del grupo.
  • Sé respetuoso con otros excursionistas. Asegúrate de que has leído El derecho de acceso y de que conoces sus límites y obligaciones.
  • Asegúrate de que tu grupo mantiene una línea de comunicación abierta y directa en todo momento.
  • ¿Serás capaz de llegar al final del viaje bajo estas condiciones y con el grupo en cuestión?

#3

Presta atención al tiempo
y a las alertas sobre avalanchas.

  • Consulta siempre la previsión meteorológica y las alertas de avalanchas para ver el impacto que podrían tener sobre la zona en la que te encuentras. Sigue las recomendaciones y elige una ruta más suave si las condiciones son demasiado exigentes.
  • Revisa las condiciones climatológicas en yr.no y storm.no.
  • Comprueba el riesgo de avalanchas, riadas y heladas en varsom.no.
  • Durante la ruta, haz un seguimiento del estado del clima y de la posibilidad de que se produzca una avalancha. Ten en cuenta que puedes tener que ajustar tus planes sobre la marcha.

#4

Ve preparado para el mal tiempo y para las
heladas, incluso cuando se trate de rutas cortas.

  • Viste con la ropa adecuada, tanto para el clima como para el terreno elegido.
  • Recuerda que el tiempo puede cambiar repentinamente en las montañas. Trae algo de ropa extra y todo el equipo necesario en función del terreno elegido.
  • Tener contigo algo de comida y bebida extra puede salvar vidas si el viaje se prolonga más de lo previsto o si tienes que esperar para recibir ayuda.
  • ¿Está el grupo preparado para un cambio repentino de las condiciones climatológicas?

#5

Lleva todo el equipo necesario para
poder ayudarte a ti mismo y a los demás.

  • En invierno necesitas una funda vivac, una esterilla, un saco de dormir y una pala para poder pasar la noche al aire libre en caso de que sea necesario. Una funda vivac puede salvar vidas.
  • Lleva un chaleco de alta visibilidad o una linterna para la cabeza para que puedan encontrarte fácilmente en caso necesario.
  • Lleva un kit de primeros auxilios para poder ayudarte a ti mismo y a los demás.
  • Ten siempre a mano un walkie-talkie u otro sistema transmisor-receptor y, si vas a viajar a un lugar propenso a las avalanchas, lleva una sonda de avalancha y una pala.
  • Piensa bien al hacer tu equipaje. Puedes encontrar listas de cosas que puedes necesitar en dnt.no.
  • Un teléfono móvil puede ser un instrumento muy útil, pero ten en cuenta que podrían no funcionar en determinadas situaciones y lugares.
  • En caso de accidente, alerta a la policía llamando al 112, ve en busca de ayuda o intenta avisar a alguien de la forma que sea posible.
  • ¿Serás capaz de cuidar de ti mismo y de ayudar a otros viajeros?

#6

Elige rutas seguras. Identifica el terreno
propenso a avalanchas y de hielo poco seguro.

  • Evita el terreno que sea propenso a avalanchas y planifica bien tu ruta.
  • No olvides que las avalanchas son más habituales en los descensos con una inclinación de más de 30 grados.
  • Incluso si caminas en terreno llano, tú mismo puedes producir una avalancha o ser víctima de ella.
  • Para eliminar el riesgo de avalancha, aléjate de los terrenos propensos a ellas. Esto implica mantener una distancia de tres veces la altura de la ladera de la montaña o de la pendiente que hay por encima de ti. Es decir, si una avalancha puede afectar a 100 metros en vertical por encima de ti, permanece a una distancia horizontal de al menos 300 metros.
  • Evita los terrenos que puedan convertirse en trampas, como las gargantas estrechas. Ten en cuenta lo que podría ocurrir si se produce una avalancha.
  • No olvides de que puede romperse una cornisa mientras caminas sobre una cresta montañosa.
  • Presta atención a las condiciones del hielo cuando camines sobre lagos y ríos.
  • ¿Puede producirse una avalancha en la zona a la que piensas ir? ¿Cuáles serían las consecuencias?

#7

Utiliza un mapa y una brújula.
Revisa siempre dónde te encuentras.

  • Un mapa y una brújula son instrumentos esenciales que funcionan en todo momento.
  • Presta atención al mapa, incluso cuando estés caminando por una ruta señalizada.
  • Saber en qué punto del mapa te encuentras hace que la experiencia sea aún mejor.
  • El GPS y otros dispositivos electrónicos son de gran ayuda, pero recuerda llevar pilas de sobra.
  • ¿Sabes dónde te encuentras?

#8

No te avergüences si
tienes que dar media vuelta.

  • Valora las condiciones de la ruta todo en todo momento. Si empeoran, elige la mejor alternativa con bastante tiempo antes de que tú o el resto de integrantes del grupo os quedéis sin fuerzas.
  • ¿Han cambiado estas condiciones? ¿Deberías dar media vuelta?
  • ¿Alguno de los miembros del grupo puede tener dificultades para llegar al final? ¿Deberíais dar media vuelta?
  • Intenta disfrutar del recorrido sin mayores ambiciones. Recuerda que, en caso de que se haga demasiado complicada, tendrás más oportunidades para completar la ruta.

#9

Guarda fuerzas y busca
refugio si es necesario.

  • Ajusta la velocidad de la marcha a la condición física del miembro más débil del grupo y asegúrate de que todo el mundo puede seguir el ritmo establecido.
  • Recuerda que debes comer y beber con frecuencia. Al realizar un esfuerzo de este tipo, el cuerpo necesita más líquidos de los que crees.
  • No esperes a estar agotado antes de buscar refugio. Los fuertes vientos podrían dejarte sin fuerzas muy rápidamente.
  • Utiliza tu saco vivac o cava una cueva en la nieve antes de que sea demasiado tarde.
  • ¿Serás capaz de volver a la base? ¿Sabes dónde se encuentra el refugio más cercano?

Más ideas para tu viaje

Aquí tienes otros artículos que podrían interesarte.

Páginas visitadas recientemente