Skip to main content

El grito

Las tres versiones de El grito se exponen en una misma sala, cada una de ellas durante una hora, y forman parte de la exposición permanente, Edvard Munch Infinite. De esta forma, se pretende proteger de la mejor manera posible la fragilidad de las piezas. Es obvio que esta obra artística, considerada una de las más famosas del mundo, ha recabado una mayor atención durante los últimos años.

“En la actualidad, El grito goza de más popularidad que nunca. En lo que se refiere a la pandemia de la covid-19, El grito viene a reflejar nuestro estado colectivo de ansiedad y temor por el virus mundial. En ocasiones, se ha propagado un efecto humorístico de la obra, como cuando se ha representado la figura de El grito llevando una mascarilla y gel de manos”, comenta Maren Lindeberg, jefa de prensa del museo MUNCH.

La figura de Munch también aparece en muestras de protesta, especialmente relacionadas con el cambio climático.

“Al contrario de lo que comúnmente se cree, es la naturaleza, y no la figura, la que grita, según escribió el propio Munch”… “un gran e infinito grito de la naturaleza”, advierte Lindeberg.

Más arte Munch que nunca

En el centro de Oslo, se alza un nuevo edificio junto al fiordo que ha transformado el perfil arquitectónico de la ciudad.

“El museo contiene una rebosante colección de obras de Edvard Munch, y además expone piezas de otros conocidos artistas contemporáneos. El nuevo MUNCH es cinco veces más grande que el museo anterior, lo que permite explorar más arte Munch que nunca”, explica Maren Lindeberg, jefa de prensa de MUNCH.

Al margen de las exposiciones, el museo alberga diferentes programas de espectáculos, literatura, música, cine y baile.

MUNCH es un espacio que ofrece eventos culturales para todo el mundo, de todas las edades y procedencias. El edificio rebosa cultura por todos los costados, sin olvidar sus majestuosas vistas de la capital y el fiordo de Oslo. Las puertas de la cafetería están abiertas a todo el público, pero si quieres llevarte una experiencia aún mejor, sube al bar de la azotea, en la decimotercera planta, para tomar algo en plan relajado”, recomienda Lindeberg.

El objetivo que se ha perseguido con la construcción del nuevo MUNCH es que la ciudad resulte más atractiva para los oslenses, además de constituir un aliciente más para visitar la capital noruega.

“MUNCH es un espacio cultural fantástico para la ciudad de Oslo. Su diseño arquitectónico, ubicación privilegiada y un calendario lleno de eventos variados convertirán el arte en un gran motor de Oslo, donde el nuevo museo tendrá, sin lugar a dudas, un papel principal en el desarrollo de la comunidad. Bjørvika, la zona en la que se sitúa el museo MUNCH, añade una nueva dimensión a la capital, convirtiéndola en una metrópolis internacional y un emocionante destino con un montón de planes para no aburrirse. Oslo, prácticamente, acaba de renacer”, comenta Lindeberg con mucho entusiasmo.

Noruega, donde la naturaleza se funde con el arte

Más experiencias artísticas en Oslo

Más arte Munch

Explora más arte fascinante

Páginas visitadas recientemente