Skip to main content

Los mejores destinos en el Fiordo de Oslo

Preciosos pueblos costeros
 

Un buen chapuzón, un paseo por el pueblo y, para comer, unos platos deliciosos. ¡Qué día más completo!

A lo largo del Fiordo de Oslo, en el Este de Noruega, preciosas localidades costeras se suceden una tras otra. ¡Y no tienes por qué esperar al verano para visitarlas!

Vollen

Asker

Vollen es un destino de costa acogedor y divertido para toda la familia.

El pueblo, un antiguo centro de comercio, cuenta con numerosas tiendas, galerías, cafeterías y restaurantes, así como con un puerto náutico.

En la bahía de Maudbukta se encuentra el museo del Fiordo de Oslo, donde podrás ver exposiciones y su colección de embarcaciones de madera. También organizan actividades para los niños.

No muy lejos se encuentra Fritznerstranden, una de las playas noruegas que lucen bandera azul.

Filtvet y Tofte

Península de Hurumlandet, en Asker​

Palmeras y una playa de arena. Comida mediterránea. Un faro lleno de arte.

Villa Malla, en Filtvet, huele a puro verano. ¡Súbete a un ferry en Oslo y compruébalo!

Más al sur de la península se encuentra el pueblo de Tofte. Aquí podrás recorrer las tiendas de la zona o explorar las playas junto al camino de la costa o en la reserva natural.

Holmsbu

Península de Hurumlandet, en Asker​

A la de una, a la de dos… ¡Bomba!

Holmsbu es un lugar encantador, con muchas zonas de baño y un hotel dedicado a esta actividad. Y, por si te lo preguntabas, puedes zambullirte en el océano durante todo el año. Con la sauna flotante KOK es fácil entrar en calor después de un refrescante baño, incluso en pleno invierno.

Muchos artistas se han inspirado en este lugar y sus bellos alrededores. Para que la visita sea completa, acércate a una galería y come en uno de los restaurantes de la zona.

Desde Holmsbu, piensa en…

…pasarte por el cercano pueblo de Rødtangen, con playas poco profundas y un hermoso camino junto al mar.

Åsgårdstrand

Horten, en Vestfold​

¡Sigue los pasos de Edvard Munch!

En Åsgårdstrand puedes sacarte una buena foto sobre el puente de la famosa obra de Munch Muchachas en el puente, una de las pinturas para las que se inspiró aquí. También se puede visitar su antigua residencia de verano.

Este pueblo costero de casas blancas todavía atrae a los artesanos, por lo que siempre hay alguna exposición interesante.

Y, ya que estás aquí, quizá te animes a darte un capricho con una deliciosa cena y una noche en el Grand Hotel.

Tjøme

Vestfold

Viaja al fin del mundo.

En Tjøme, el punto más exterior del Fiordo de Oslo, destacan el famoso farol basculante, las rocas lisas del litoral y enclaves idílicos como Sandøysund, en Hvasser.

No te olvides el protector solar; Tjøme es uno de los lugares de la costa con más días de sol al año.

Esta zona también presume de una de las rutas más bellas de Noruega para la práctica del remo.

De isla en isla en el archipiélago de Hvaler

Østfold

En el sudeste del Fiordo de Oslo, al sur de Fredrikstad, puedes ir de isla en isla en un archipiélago formado por más de 500 islas e islotes.

En los ferrys de Hvalerfergene podrás desplazarte cómodamente entre las islas, muchas de las cuales carecen de tráfico rodado. En tu excursión podrás darte un baño, empaparte del maravilloso panorama cultural, admirar los orificios naturales de las rocas y conocer a las alpacas (¡monísimas!).

Son

Follo

¿Qué tal una sesión de remo y un helado? ¡Eso ni se pregunta!

En Son, la relajación se da la mano con años de historia.

Date un paseo entre las casas de madera construidas entre finales del siglo XVI y mediados del XVIII, que los nativos conocen como Hollendertiden. Acabarás en el puerto, donde puedes poner la guinda a la jornada con una buena cena.

¿Es hora de mimarte un poco? Regístrate en el Son Spa, uno de los hoteles más exclusivos de Noruega, pegadito al océano.

Drøbak

Follo

Un momento… ¿Qué es esto? ¿Adornos navideños en pleno verano?

¡Exacto! En la tienda especializada Tregaardens Julehus, en Drøbak, la alegría navideña no termina nunca.

Tampoco podemos dejar de mencionar las gambas del puerto, las galerías, las viejas casas de madera y el único acuario de agua salada del Fiordo de Oslo.

Por último, pero no menos importante, si vienes por aquí tienes que coger el ferry que te lleva hasta…

Oscarsborg, una de las fortalezas más antiguas de Noruega.

Descubrirás cómo fue la batalla en la que se hundió el buque de guerra alemán Blücher durante la Segunda Guerra Mundial, y los niños podrán participar en una visita guiada por los túneles bajo el castillo.

En el patio se celebran conciertos durante todo el año.

Come o cena en el acogedor restaurante o pasa una noche en el propio hotel de la fortaleza. En verano puedes llegar a Oscarsborg directamente en ferry desde Oslo.

Hvitsten

Follo

No se hace largo el trayecto desde Drøbak hasta el ambiente calmado del Havlystparken. Este parque, el de más encanto de los alrededores de Oslo, se encuentra en el destino cultural Ramme gård, a las afueras de Hvitsten.

Esta población es desde el siglo XIX un destino muy popular para quienes desean alejarse del ajetreo de las urbes.

Aquí disfrutarás de playas de arena, rocas lisas perfectas para el baño y más de 30 mascarones de proa repartidos por la localidad.

¿Ansioso por explorar el litoral noruego?

Encuentra ideas para saltar de isla en isla por la costa de Helgeland (en la imagen), o conoce otros adorables pueblos marineros en el sur del país.

Descubre más sobre...

Páginas visitadas recientemente