Skip to main content

El Museo Nacional de Noruega

Te damos la bienvenida a este espacio único para la colección de arte, arquitectura y diseño más extensa de Noruega.

…y nuestra memoria colectiva.

Se trata del museo más grande de los países nórdicos, y es también más grande que muchos museos internacionales como el Rijksmuseum o el Guggenheim de Bilbao.

Está ubicado en la popular zona de Aker Brygge, en el paseo marítimo de Oslo, por lo que ofrece además unas vistas al fiordo espectaculares.

Su exposición permanente contará con 6500 de las más de 400000 de las que dispone el museo. A estas se sumarán además varias exposiciones temporales en el transcurso del año.

En resumidas cuentas, se trata de un museo para todos los gustos. Ya sea que quieras ver una obra maestra como Vinternatt i Rondane de Herald Sohlberg (Noche de invierno en Rondane) …

... o disfrutar de prendas de última moda, como este vestido que lució la mismísima Kim Kardashian.

Queremos que sea un punto de encuentro para personas de todos los ámbitos. Un lugar donde poder ir a estudiar, disfrutar de un concierto, asistir a una reunión, o simplemente tomar un café y leer un libro.

Tord Krogtoft, director de Marketing

El nuevo espacio artístico de Noruega

El Museo Nacional de Noruega se fundó en 2003, resultado de la fusión de la Galería Nacional, el Museo de Arte y Diseño, el Museo de Arquitectura y el Museo de Arte Contemporáneo. Trasladar las más de 400000 obras de arte a las nuevas instalaciones, que acaban de abrir en 2022, fue un proceso que llevó más de un año completar.

Los visitantes podrán disfrutar de más de 6500 obras de arte en sus más de 90 salas de exposición. La primera planta contará con una colección de diseños y artesanía tanto de la antigüedad como del presente, la segunda estará dedicada al arte contemporáneo y, la tercera, con una superficie de 2400 metros cuadrados, albergará en su Sala Iluminada las obras de la exposición temporal.

Asegúrate de contar con tiempo suficiente si tienes pensado verlo todo.

Artistas de talla mundial

La colección cuenta con obras de los mayores artistas de la historia, tanto noruegos como extranjeros. Uno de los mayores representantes de la pintura modernista fue el noruego Edvard Munch, cuyas obras ocupan una sala en su totalidad.

En ella podrás contemplar cuadros famosos como El Grito (Skriket en noruego) y Madonna. Entre otros muchos pintores famosos de Noruega se incluyen artistas del naturalismo y el romanticismo como Adolph Tidemand, Hans Gude, Christian Krogh, Theodor Kittelsen, Harald Sohlberg, Thomas Fearnley, etc.

En el museo se exponen también obras de algunos de los mayores artistas internacionales, como Pablo Picasso, Vincent van Gogh, Paul Gauguin o Henri Matisse, entre otros.

Además, será posible contemplar obras de artistas contemporáneos como Ingerid Kuiters, Daisuke Kosugi o Ilavenil Vasuky Jayapalan, y de muchos otros en el futuro.

Sin embargo, los cuadros no son lo único por lo que merece la pena visitar el museo. Dos de las obras principales son indiscutiblemente el tapiz de Baldishol, tejido aproximadamente entre 1040 y 1190, y un jarrón de la dinastía Ming con más de 600 años de antigüedad.

Política de preservación

Incluso los factores medioambientales, como la luz, pueden contribuir al deterioro de las obras del museo. Es por este motivo que se ha implementado un sistema de iluminación adaptado a cada espacio de manera individual.

“La tecnología artificial nos permite ajustar la iluminación para evitar el deterioro de las obras. Algunas incluso tienen que ser retiradas de la exposición y almacenadas de manera periódica durante un tiempo”, explica Hanne Marie Willoch, del departamento de Comunicaciones del museo.

A lo que añade que la colección tuvo que pasar por un proceso de conservación exhaustivo antes de que se produjese su traslado.

“Tuvimos que evaluar todas las obras antes de poder traerlas al nuevo museo. En algunos de los cuadros, los restauradores tuvieron que limpiar cada centímetro del lienzo con un pequeño bastoncillo, que salía completamente negro de todo el polvo y la suciedad que tenían. Hubo un tiempo en el que estaba permitido fumar dentro de la Galería Nacional, por lo que muchas de las pinturas estaban recubiertas de humo de tabaco, restos de perfume y otras sustancias contaminantes”, prosigue.

¿A los niños no les resultan aburridos los museos de arte? ¡Pues este no!

Hay pequeñas sorpresas escondidas en el árbol de la Sala de Aventuras y juegos en las zonas de descanso que se encuentran entre algunas exposiciones.

Es un museo lleno de pequeñas sorpresas, incluso en los materiales de construcción.

Fósiles de 240 millones de años

Cuando los arquitectos eligieron los materiales de construcción, pensaron en materiales puros y resistentes que perdurasen en el tiempo, como el roble, el bronce, el mármol y la pizarra. Algunas partes del suelo están incluso hechas de una forma muy poco común de roca caliza que se encuentra en Francia. Sin embargo, lo más impresionante es quizás que esta roca está plagada de pequeños fósiles de entre 230 y 240 millones de años de antigüedad.

Uno de los más grandes (aunque la verdad es que es bastante pequeño) es un equinodermo que se encontró mientras se ponía el suelo. Se puede apreciar incrustado en el suelo que hay justo delante de las escaleras que llevan a la Sala Iluminada ¡A ver cuántos secretos como este eres capaz de encontrar!

Un edificio con vida propia

El Museo Nacional es un proyecto del programa FutureBuilt, que establece unos requisitos medioambientales muy elevados. Por ejemplo, sus edificios deben tener un nivel de consumo equivalente al de una vivienda pasiva.

Se trata de un museo tan grande que probablemente necesitarás un día entero (o incluso varios) para verlo al completo. No obstante, haz alguna pausa durante tu visita. El museo cuenta además con un restaurante en la primera planta donde podrás disfrutar de nuestra gastronomía y un establecimiento donde encontrarás la mejor repostería de la ciudad: el Bolle Bar.

En verano podrás también acceder a su azotea con vistas al puerto y al ayuntamiento para probar nuestras gambas y otros platos deliciosos.

Oslo: La ciudad del arte

En los últimos años, Noruega ha visto abrir un gran número de museos y espacios culturales en su capital y alrededores.

Además del Museo Nacional, no dejes de visitar el museo MUNCH, el Astrup Fearnley y las obras maestras al aire libre en los parques de esculturas de Ekeberg y de Vigeland.

Si te apasionan el arte y la cultura, Oslo es sin duda un sitio para ti.

No te quedes sin ver la enorme escultura titulada La madre, una obra de la aclamada artista británica Tracey Emin, ubicada junto al MUNCH, donde podrás disfrutar de una gran colección de obras realizadas por el célebre pintor noruego Edvard Munch's , entre las que se incluye El grito.

Se trata de uno de los museos más grandes del mundo dedicados a un único artista.

No te pierdas The Twist en el Museo Kistefos de Hadeland, a tan solo una hora en coche desde Oslo.

Allí podrás encontrar experiencias culturales para todos los públicos.

Escoge tu próxima aventura

Páginas visitadas recientemente