Skip to main content

Paseos urbanos:
descubre Bergen
en un día

“Podría estar haciendo esto todo el día”.

Naina

“¡Qué maravilla reunir discos de vinilo y cerveza en un solo sitio!”

Las ciudades noruegas son relativamente pequeñas y fáciles de recorrer a pie.
Descubre los lugares más interesantes en solo 10 000 pasos.

¡Sal a dar un paseo por la ciudad entre siete montañas!

Ruta: NAINA DESCUBRE BERGEN

Longitud: 10 000 pasos

Sigue los pasos de Naina, que ha vivido en nada más y nada menos que ¡siete países distintos! Con una gran pasión por conocer la historia, la arquitectura, la gastronomía y la cultura de todos los lugares que visita, siente un interés (¡y sed!) especial por la cerveza artesana local.

Una de las cosas que más fascina a Naina de Noruega es la integración entre vida urbana y naturaleza, y Bergen, la capital de los fiordos, no es una excepción a la hora de demostrar esta fusión. Las cumbres a las que es posible llegar a pie más fácilmente son Fløyen y Ulriken. Como en todo juego, se permite alguna trampa, y es tomar el funicular de Fløibanen o el teleférico de Ulriken para llevarte a lo más alto, desde donde divisarás unas vistas panorámicas absolutamente fantásticas de la ciudad.

Recorrer Bergen a pie te permite descubrir muchos de los encantos que esconden sus calles. Explora los tesoros ocultos por los estrechos callejones de adoquines y las antiguas y pintorescas casas de madera, cada una de ellas con una historia entrañable en su interior.

Haz una parada para reponer fuerzas en una de las muchísimas cafeterías o tiendas exclusivas repartidas por toda la ciudad, reserva una parte de tu tiempo a admirar las obras maestras expuestas en los museos de arte KODE y visita la casa de algunos compositores famosos, como Grieg y Sæverud.

No pongas las piernas en alto hasta que no hayas visitado el reclamo más famoso de Bergen,el muelle hanseático de Bryggen. Este Patrimonio Mundial de la UNESCO fue en una época el centro neurálgico del comercio entre Noruega y el resto de Europa.

Al pasear por este entorno medieval, puedes percibir la esencia y el rastro del pescado seco que partía desde Bergen al extranjero, una tradición que se mantuvo varios siglos. Y, por supuesto, date una vuelta por el mercado de pescado para explorar el marisco local del día.

Ruta: PASEO URBANO DE DOMINGO

Longitud: 7 kilómetros

Los noruegos tienen la costumbre de salir a pasear los domingos, una tradición que se conoce como søndagstur. Normalmente, es una excursión por la naturaleza, pero ¿por qué no convertirlo en un paseo urbano? Disfruta la mañana del domingo en plan relajado tomando un buen desayuno en el hotel antes de ponerte en marcha.

El lago Lille Lungegårdsvannet, en el centro de Bergen, es un buen sitio para iniciar el recorrido. Haz una parada en los museos de arte KODE, junto al lago, donde apreciarás las obras de destacados artistas nacionales e internacionales, entre ellos, Edvard Munch, Nikolai Astrup y Picasso.

Cuando te hayas instruido lo suficiente de arte, es hora de concederte un capricho para el oído y el gusto. En el hotel Opus XVI, los domingos por la tarde hay jazz en directo para disfrutar con una taza de té. Después de un delicioso almuerzo, cambia el rumbo desde la plaza Vetrlidsalmenningen hasta el antiguo parque de bomberos, en Skansen, una zona de espacios verdes que te ofrece unas maravillosas vistas de la ciudad.

De regreso a la parte baja, piérdete deambulando por las estrechas y serpenteantes calles entre las tradicionales casas de madera. Cruza el mercado de pescado y continúa por la zona peatonal Gågaten (parte de la calle Strandgaten), en el barrio Nordnes. Al final de la vía peatonal, gira a la izquierda para dirigirte al empinado y estrecho callejón de Cort Piil-smauet, de gran encanto.

Al llegar al Klosteret, el antiguo monasterio situado en la parte más alta, te mereces una recompensa para el paladar, como un delicioso gofre en el hotel Klosterhagen. Nada más cruzar la calle, verás la estatua de Amalie Skram, una de las escritoras naturalistas más destacadas de Noruega. Sigue la calle arbolada hasta el Nordnesparken, un parque urbano con vistas al fiordo. El parque alberga un tótem, que fue un regalo de la ciudad de Seattle con motivo del 900º aniversario de la fundación de Bergen, y que simboliza el hermanamiento entre las dos ciudades.

De vuelta del barrio de Nordnes, elige otra ruta distinta para encaminarte a la emblemática zona de Bryggen. Una vez allí, recorre sus recovecos de madera y empápate de toda la esencia histórica que fluye por este enclave medieval, catalogado como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Para rematar la jornada, nada mejor que degustar una comida noruega tradicional en el restaurante Bryggeloftet.

Ruta: PASEO MARÍTIMO

Longitud: 6,5 kilómetros

Comienza la jornada en la oficina de información turística, donde encontrarás mucha inspiración para no aburrirte en Bergen ni en el resto de la región. Aquí podrás adquirir además la Tarjeta Bergen, con la que tendrás acceso gratuito, o a un menor precio, para la mayoría de los monumentos y reclamos que integran esta ruta.

Date una vuelta por el muelle hanseático de Bryggen y continúa hasta el paseo marítimo, donde se sitúa el Centro de Visitantes de Acuicultura Storeblå, que alberga una exposición viva de uno de nuestros principales sectores, la acuicultura.

Cuando termines la visita, regresa de nuevo al casco urbano. En el caso de que quieras recortar el trayecto de vuelta y no te apetezca mucho andar, la Tarjeta Bergen te permite utilizar los autobuses urbanos sin coste alguno.

El Museo Marítimo de Bergen presenta la historia marítima de Noruega y la evolución de la navegación marítima desde sus inicios hasta la época actual. Las exposiciones ilustran objetos relacionados con la navegación y la vida en el mar, como modelos de embarcaciones muy detallados, pinturas y hallazgos arqueológicos marinos. Haz una parada en el mercado de pescado para picar algo antes de proseguir con el paseo. Puedes degustar el pastel de pescado, el aperitivo local más demandado, y después continuar hasta el velero “First Player”, con el propósito de explorar la ciudad desde mar adentro. Disfruta del recorrido por el mar escuchando los relatos del capitán sobre la historia de Bergen como ciudad comercial y de navegación, a la vez que vas admirando las fortificaciones históricas, el Museo del antiguo Bergen y los astilleros.

La jornada termina en Nordnes Sjøbad, donde puedes darte un chapuzón al aire libre, tanto en el fiordo como en la piscina exterior climatizada de agua salada, y después recuperar el calor en una de sus saunas.

Ruta: PASEO HISTÓRICO Y MODERNO POR BERGEN

Longitud: 3,6 kilómetros

Arranca el día en Bergenhus, una de las fortalezas de piedra más antiguas y mejor conservadas de toda Noruega. Sitúate en el marco histórico cuando Bergen era la capital de Noruega, y esta fortaleza acogía la base de asentamiento de los dirigentes noruegos. Tanto el Salón de Haakon como la Torre Rosenkrantz están abiertos al público.

Después de ascender la torre y adentrarte en los calabozos, dirígete a la iglesia de Santa María. Se trata de la construcción más antigua de Bergen que aún pervive, probablemente del período entre 1130 y 1170. Desde ahí, ve paseando hasta Bryggen, el pintoresco muelle. Estas singulares edificaciones de madera son uno de los asentamientos medievales mejor conservados y más conocidos de toda Noruega. Aquí encontrarás también pequeñas tiendas nicho, galerías y establecimientos de restauración.

A continuación, dirígete a la catedral de Bergen. Al pasar por Lille Øvregate, podrás apreciar algunos tesoros del arte callejero que tanto se ha dado a conocer por todo el mundo. La catedral la encontrarás al final de la calle.

Si la observas de cerca, en una de sus paredes identificarás el rastro de una bola de cañón, vestigio de la Batalla de Vågen que tuvo lugar en 1665 entre la flota inglesa y la holandesa.

Y ahora, ¡llénate de arte! Elige uno (o varios) de los museos de arte KODE, situados junto al lago Lille Lungegårdsvannet. En ellos se exponen obras de artistas noruegos e internacionales, entre ellos, Edvard Munch, Nikolai Astrup y Pablo Picasso. Asciende la colina Sydneshaugenl, o si te apetece un recorrido más natural y arbolado, da un rodeo por el idílico parque Nygårdsparken.

Cruza el puente peatonal —que los lugareños llaman Småpudden— para situarte en la orilla contraria. Tradicionalmente, esta zona estaba destinada a la industria, pero de un tiempo a esta parte se ha urbanizado para acoger oficinas, áreas residenciales y restaurantes. Finaliza tu jornada tomando algo refrescante antes de la cena mientras admiras la puesta de sol (si las condiciones meteorológicas locales lo permiten) en el restaurante Colonialen Kranen.

Descubre más sobre...

Aprovecha estas increíbles ofertas

Echa un vistazo a algunas empresas que te ayudarán a sacar el máximo partido de tu viaje.

Páginas visitadas recientemente