Skip to main content

Los mejores destinos de Noruega para los niños

En toda Noruega encontrarás planes y actividades para los más pequeños de la casa. Consulta aquí nuestros consejos en seis zonas del país que se han esforzado especialmente para robar una sonrisa a los trotamundos más jóvenes.

Fecha de publicación: noviembre 2019​

Telemark

La provincia de Telemark, en el este de Noruega, se adapta a la perfección a las familias con niños. El tren entre Oslo y Stavanger se detiene en varias estaciones de la zona; el aeropuerto más cercano es el de Torp, en Sandefjord.

El principal reclamo es Bø Sommarland, el mayor parque acuático de Escandinavia. Lo tiene todo, desde vertiginosos toboganes de agua hasta montañas rusas electrizantes. En las proximidades de Bø Sommarland se encuentra el parque de escalada Høyt & Lavt, donde tu aventura familiar alcanzará cotas más elevadas gracias a las 70 pruebas de escalada en el bosque.

En el parque recreativo de Skien se combinan actividades en el agua con otras como el disc golf y la escalada al aire libre. En el museo marítimo y centro científico de DuVerden, los niños aprenden historia marítima por medio de actividades interactivas. Cuenta con un simulador de navegación en el que podrás ponerte en la piel del capitán de un barco. El museo de Telemark también organiza actividades a diario para los niños en todas sus sedes.

Las oportunidades para pasarlo bien al aire libre son innumerables en la región. En la granja de Hulfjell, en Drangedal, puedes conocer a 20 animales diferentes y disfrutar de un rocódromo de nueve metros de altura, un trampolín acuático con tobogán, un castillo hinchable y una piscina.

En los meses de verano puedes cruzar el canal de Telemark con los niños a bordo del MS Telemarken, un barco pirata con búsqueda del tesoro y otros juegos. También puedes explorar el canal en bicicleta o piragua, o acercarte al museo West Telemark, donde se expone una versión en miniatura del canal.

Con su profusión de ríos, lagos y canales, esta zona es ideal para practicar el remo. Si buscas una aventura acuática fuera de lo común, adéntrate en las pozas y cascadas de las grutas gigantes de Nissedal.

Aunque la mayoría de la gente consigue alcanzar la cima del monte Gaustatoppen, si no te apetece siempre puedes coger el funicular Gaustabanen. Saborea un delicioso gofre mientras disfrutas de las mejores vistas del Sur de Noruega. En la localidad de Rjukan, declarada patrimonio cultural de la humanidad por la Unesco, aguardan otros miradores inolvidables. Toma el teleférico hasta la estación de Gvepseborg, la más elevada, con unas vistas magníficas de Rjukan, Gaustatoppen y Vemork. Aquí se encuentra también el parque de escalada de Rjukan, con varias rutas de alpinismo históricas. Desde Gvepseborg, toda la familia puede emprender un agradable paseo de una hora por el sendero de Solstien. Quienes prefieran pedalear pueden recorrer la meseta de Hardangervidda hasta el alojamiento para turistas de Kalhovd.

Si el sol se hace de rogar, Rjukanbadet es una opción infalible gracias a sus piscinas interiores y exteriores.

Hallingdal

Hallingdal, situado entre Oslo y Bergen, en el este de Noruega, se ha convertido en uno de los principales destinos para unas vacaciones en familia. El tren de Bergen, que une ambas ciudades, atraviesa el valle y se detiene en todas las estaciones que se mencionan a continuación.

El personal de Bjørneparken (el “parque de los osos”), en Flå , organiza a diario mágicos encuentros entre seres humanos y animales. Además de los osos, allí puedes ver de cerca alces, linces e incluso cocodrilos. Dispone también de muchas actividades y zonas de juegos, una tirolina y un nuevo parque acuático infantil. Si quieres ver aún más animales, acércate a la reserva de fauna salvaje y parque natural de Langedrag, donde podrás observar lobos y linces, dar de comer a los renos y saludar al rey del bosque: el alce.

En una zona más baja del valle, a las afueras de Nesbyen, encontrarás el parque de meteoritos de Gardnos. Allí, un geólogo te mostrará un auténtico cráter de meteorito, que sirve también de improvisado parque infantil. Si el tiempo acompaña, una buena opción es visitar el parque acuático Tropicana del Hotel Pers, en Gol, y disfrutar de la agradable temperatura del agua.

En Ål, el centro de actividades de Hallingdal Feriepark (que incluye también un camping de cinco estrellas) es el destino soñado para niños intrépidos. El centro cuenta con un parque de escalada, una granja, un inmenso centro lúdico cubierto y un campo de minigolf muy especial, decorado con esmero con objetos propios de la tradición y el folclore locales. El camping alberga también el parque ciclista de Hallingdal (Hallingdal bike park), indicado para todas las edades y niveles.

En Geilo, anímate a hacer la ruta de senderismo de Prestholtstien, que lleva hasta Hallingskarvet. Gracias a los peldaños de piedra colocados por sherpas de Nepal, este camino de 6,5 kilómetros es ahora accesible para la mayor parte de la gente. En la cumbre puedes recuperar fuerzas con un bien merecido gofre con mermelada y nata montada. El parque estival de Geilo, en Vestlia, es otro lugar muy recomendable. Dispone de tirolina, parque infantil y parque acuático. Además, la infinidad de senderos para bicicletas que existen en Geilo hacen de este un destino ideal para el ciclismo de montaña.

Gudbrandsdalen

Los alrededores de Lillehammer, a menos de dos horas en tren del aeropuerto de Oslo, son un destino ideal para familias de espíritu aventurero. La opción más evidente es el parque de atracciones Hunderfossen (Hunderfossen Eventyrpark), con diversas zonas inspiradas en cuentos de hadas.

Un acierto seguro para los más pequeños de la familia es la ciudad en miniatura de Lilleputthammer, en Hafjell, donde la mayoría de las actividades están dirigidas a niños de entre uno y ocho años. En el interior de los pequeños edificios, los niños pueden disfrazarse, ver películas, escuchar cuentos y hacer manualidades. El parque cuenta también con un castillo de escalada, una montaña rusa y una noria. Y, quizá lo más importante de todo, hay numerosos vehículos que los niños pueden conducir por sí solos sin peligro. A los niños de menor edad les suele entusiasmar jugar con los animales de la cercana granja infantil de Barnas Gård.

El parque ciclista de Hafjell (Hafjell bike park) garantiza diversión sobre dos ruedas. Se trata del mayor parque ciclista de Noruega y dispone de un elevador para los ciclistas en los meses de verano. En la cima hay 14 rutas para elegir, con niveles de dificultad que van del verde al negro. En días de lluvia puedes acudir al parque acuático de Jorekstad, a siete kilómetros de Lillehammer. Allí encontrarás 1.350 metros cuadrados de piscinas y toboganes, un jacuzzi y un rocódromo para niños.

Una vez en Lillehammer, no olvides visitar Maihaugen. Este museo al aire libre ofrece diversas actividades para las familias durante las vacaciones escolares, entre ellas un paseo teatralizado.

Un poco más al norte, en Gudbrandsdalen, puedes disfrutar en familia de actividades como el rafting, el hidrospeed y el barranquismo en el río Sjoa. También el deporte olímpico del bobsleigh (para niños a partir de diez años). Gudbrandsdalen, entre suaves colinas onduladas, es también perfecto para practicar el senderismo y el ciclismo en familia.

Alojamiento en Gudbrandsdalen

Hay muchos campings para que los niños lo pasen en grande en el valle. Uno de los más populares es el de Mageli, junto al río Gudbrandsdalslågen, con piscina y playa. Si tienes previsto ir en verano, es muy aconsejable alquilar un apartamento en una de las estaciones de esquí, pues suelen rebajar los precios una vez terminada la temporada.

Si buscas algo original, échale un vistazo a Elgtårnet, en Espedalen, una torre de 12 metros para la observación de alces en la que puede pasarse la noche. El campamento Arctic Dome, en Åstedalen, ofrece una experiencia de lujo diferente, y en la granja de Paulsrud, en Vestre Gausdal, se invita a los huéspedes a tomar parte en las labores cotidianas de la finca.

Kristiansand y Sur de Noruega

El Sur de Noruega es el destino vacacional favorito de las familias noruegas, y con razón. En la región hay un magnífico archipiélago, playas maravillosas e infinidad de alicientes, sobre todo para los niños. Uno de los más importantes es el zoo y parque de atracciones de Kristiansand. No se trata, sin embargo, de un zoológico al uso, ya que cuenta con distintas zonas temáticas y un gran parque acuático.

En Kristiansand, a donde se llega con facilidad en tren, ferry o avión, toda la familia puede disfrutar de la playa de Bystranda, flanqueada por palmeras, hermosa, céntrica y totalmente gratuita. Si el clima no acompaña, recuerda que en el parque acuático de Aquarama, justo al lado de la playa, puedes elegir entre seis zonas de baño con cinco temperaturas del agua diferentes.

A diez minutos del centro de la ciudad también se encuentra Høyt & Lavt Kristiansand, el mayor parque de escalada de la región. Otra excursión fascinante consiste en subir a la fortaleza y museo del cañón de Møvik, situado en una bella colina con vistas espléndidas en todas direcciones. En verano es posible dar un paseo en bicicleta por la pequeña vía férrea que se utilizaba para transportar munición.

Cuando brille el sol, te recomendamos visitar la popular playa de Hamresanden, al lado de la ciudad, y visitar una tras otra las islas del archipiélago a bordo del MS Bragdøya. Otra opción es acercarse a Lindesnes, el punto más meridional de Noruega, para pasar la noche en el faro. De camino a Lindesnes, no dejes de hacer una parada en la zona recreativa de Furulunden y Sjøsanden, en Mandal, que presume de tener una de las mejores playas de arena del país.

Relájate con un helado junto al agua en Fiskebrygga antes de explorar la idílica isla de Odderøya. En el pasado una base naval, hoy Odderøya es un popular punto de encuentro gracias a sus numerosos eventos culturales como conciertos y actuaciones, al encanto de sus cafeterías y a sus hermosas playas.

Alojamiento en Kristiansand

Kristiansand dispone de varios campings familiares, tales como Kristiansand Feriesenter, Skottevik Feriesenter y Åros Feriesenter.

Puedes darle un toque especial a tu estancia pasando la noche en un apartamento privado en Abra Havn, el zoo y parque de atracciones de Kristiansand. Cabe destacar otras opciones de alojamiento como SafariCamp, donde alquilan tiendas tipo safari para entre dos y seis personas. O el camping de Roligheden, en el que puedes llevar tu propia caravana o tienda, alquilar una hamaca u optar por la alternativa más lujosa en tiendas de dos dormitorios para un máximo de cinco personas.

Oslo y alrededores

En la conocida como Región de Oslo hay muchísimas posibilidades para divertirse con los pequeños. Uno de los lugares más destacados es TusenFryd, el mayor parque de atracciones de Noruega. Déjate sorprender por sus escalofriantes montañas rusas con tecnología de realidad virtual y recorridos en balsa por túneles y cataratas.

La mayoría de los museos de arte de Oslo organizan actividades para las familias. El Museo internacional de arte infantil muestra el mundo tal y como lo ven los más pequeños. Alberga pinturas, esculturas y obras de alfarería, entre otras, realizadas por niños de más de 180 países. También es digno de mención el Museo de ciencia y tecnología, con más de 100 instalaciones interactivas y en torno a 25 exposiciones para mentes curiosas de todas las edades. Otro lugar maravilloso en el que se conjuga diversión y aprendizaje es el centro científico Inspiria, en Sarpsborg, a una hora en coche de Oslo. Niños, madres, padres, abuelos… A todos se los anima a explorar y experimentar en las más de 70 exposiciones interactivas.

El reptiliario de Oslo promete horas de disfrute con sus más de 100 criaturas grandes y pequeñas, entre ellas serpientes, lagartos, ranas y tortugas. Los martes es posible ver cómo se alimenta a los reptiles.

En los días calurosos se agradece un sitio agradable para refrescarse. Sørenga Sjøbad, Huk, Tjuvholmen y Frognerbadet son buenas opciones. A no ser que quieras salir en busca de tu propia zona de baño. No es difícil si te mueves entre las islas de Hovedøya, Gressholmen y Langøyene. También es divertido descubrir las esculturas de Ekebergparken y Vigelandsparken (o parques de esculturas de Ekeberg y Vigeland, respectivamente). Este último dispone asimismo de una amplia zona de juegos. En el pabellón Skur 13, en Tjuvholmen, prosigue la fantástica oferta de actividades: monopatín, BMX, baloncesto callejero y disc golf, entre otras.

En el parque estival de Oslo (Oslo summer park), en Tryvann, puedes moverte entre los árboles en un parque de escalada que cuenta con más de 200 pruebas y 12 rutas de dificultad variable. Hay varias tirolinas en el parque; la más extensa cubre una distancia de nada menos que 230 metros.

En el Foldvik Family Park, en Larvik, podrás acercarte a adorables animales y disfrutar de un montón de actividades, como saltar sobre la paja o montar en tractor. No muy lejos de allí se encuentra Høyt & Lavt Vestfold, el parque de atracciones para practicar escalada más grande de toda Escandinavia. Cuenta con más de 245 obstáculos entre las copas de los árboles y un total de 15 rutas de distinta dificultad y duración. Otro gran destino para los más pequeños es Buggegården, una preciosa granja que ofrece numerosas actividades y una divertida sesión de teatro en familia.

Stavanger

Extensas playas de arena, una naturaleza espléndida y, no menos importante, numerosas actividades y museos diseñados expresamente para los niños. Todo esto hace de Stavanger, una de las ciudades más importantes de la Noruega de los fiordos, un lugar que merece la pena conocer. Muchas familias programan su primera parada en Kongeparken. Con más de 60 atracciones, nada puede salir mal. ¿Te atreves a probar la Stupet, la torre de caída libre más alta del mundo, en la que descenderás 80 metros a 125 kilómetros por hora?

En el centro de la ciudad destacan varios museos. El museo del petróleo de Noruega satisfará por completo las expectativas de las mentes jóvenes y curiosas, y el museo marítimo de Stavanger cuenta con una exposición interactiva para niños. Al lado de estos dos museos se encuentra Geoparken, un parque y zona de esparcimiento en el que se experimenta con diversas formas de reciclaje de materiales, objetos e ideas de la industria petrolera. Y si te estás preguntando cómo vivían en la época de los vikingos, la respuesta la hallarás en el Museo arqueológico.

El centro científico interactivo Vitenfabrikken, en Sandnes, cerca de Stavanger, es otro de los lugares de la región más visitados por las familias. Aquí aprenderás, por ejemplo, qué capacidad de resistencia tiene una tela de araña, cuál es tu velocidad de reacción y a qué temperatura está el cerebro. Otro éxito seguro es la fábrica de chocolate de Egersund, donde los niños podrán elaborar su propio chocolate.

Con kilómetros y kilómetros de playas de arena blanca, la zona de Stavanger representa un paraíso para los aficionados a las actividades acuáticas. La playa de Sola, poco profunda, y la de Orre resultan idóneas para los más jóvenes de la familia.

También podéis dar un paseo a caballo en el bello entorno rural de la granja de Tryggvi Islandshestgård, o remar en el lago Refsnesvatnet. En el refugio de montaña Preikestolen Fjellstue se alquilan piraguas y kayaks, así como tablas de paddle surf para recorrer el Lysefjord.

Organiza tu viaje en familia

Otras actividades para toda la familia

No esperes a llegar para averiguar qué te gustaría hacer aquí. Usa los filtros y consulta las ofertas.

Descubre más sobre...

Páginas visitadas recientemente