Skip to main content

Lugares agradables

Arquitectura que te hace sentir en armonía

Hay sitios a los que llegas por primera vez…

… y te hacen querer quedarte para siempre.

Lugares en los que puedes conectar con el planeta y la madre naturaleza…

… lugares que estimulan tus sentidos y te acercan a los demás.

Lugares en los que sientes el impulso de parar y tomarte un descanso

… y donde puedes poner en orden tus ideas.

“¿Es un edificio? ¿Es un paisaje? ¿Es una escultura?”

Jenny B. Osuldsen, Catedrática de Arquitectura Paisajista

¿O se trata simplemente del espíritu comunitario?

¿Se trata del deseo de sentirse humano, de conectar con nuestros sentidos, y de construir nuestro refugio en lugares angostos, remotos y totalmente vírgenes?

O en medio de la ciudad.

¿Es posible transformar algo exclusivo y tradicionalmente elitista, como una sala de ópera, en un espacio público de acceso libre que todo el mundo aprecie?

A veces uno visita un lugar, un edificio, una pequeña comunidad, o incluso un barrio, y se siente bien por el simple hecho de estar ahí. ¿Pero qué es lo que hace que un lugar evoque ese tipo de sensaciones, y en qué zonas de Noruega es posible encontrarlos?

¿Qué hace de un sitio un lugar agradable?

La arquitectura, el diseño y la capacidad inventiva del ser humano pueden ser grandes medios para transformar un lugar o espacio concretos e influir en nuestra forma de pensar y sentir. Un antiguo pueblo fantasma o un pueblo pesquero abandonado pueden convertirse en un foco de interés artístico y de la creatividad. En lo alto de un precipicio remoto, en medio del bosque o junto a un hospital de ciudad muy frecuentado, es posible construir un refugio.

Un edificio puede no solo albergar tu cuerpo, sino también tus pensamientos y miras de futuro.

¿Pero cómo es posible que la arquitectura, el diseño y la creatividad humana transformen un lugar? ¿Cómo pueden mejorar sus aspectos positivos, su potencial y su espíritu innovador para hacer que tanto los turistas como la población local se sientan cómodos, relajados y puedan recargar las pilas?

¿Qué hace de este sitio un lugar agradable? ¿Por qué la gente se siente cómoda aquí?

Una ópera para el pueblo

“No se trata solo del edificio. Siempre influyen el lugar y el contexto, y a veces también puede deberse a la gente que hay en él. Puede deberse a casi cualquier cosa”, explica Jenny B. Osuldsen, Catedrática de Arquitectura Paisajista y miembro de Snøhetta, considerada una de las empresas de arquitectura más innovadoras del mundo.

Si conseguimos crear un edificio que tenga ese algo especial, entonces es cuando hemos logrado nuestro objetivo. Queremos construir edificios que nos conmuevan”, añade.

Snøhetta diseñó una de las mayores obras arquitectónicas del mundo moderno, la Opera de Oslo. Siempre hay gente dando un paseo por su tejado, disfrutando en compañía, charlando, escalando y corriendo. O simplemente escuchando música mientras contemplan las brillantes aguas del fiordo de Oslo. También es posible nadar en la playa que hay junto al edificio o tirarse de cabeza al fiordo desde un barco-sauna antes de ir a ver la nueva escenografía de Elektra.

Un lugar con encanto

Sin embargo, este no es el único lugar que acerca el arte a las personas.

“Aún recuerdo la primera vez que llegué aquí. Aparqué el coche y pensé que estaba en el lugar equivocado. ¿Cómo es posible que haya un museo de arte aquí?” cuenta Kate Smith, del Museo Kistefos, un centro de arte que se ha convertido en uno de los más impresionantes y especiales de Europa.

Lo que en su día fue una fábrica de celulosa en medio del bosque, a una hora en coche de Oslo, es hoy el enorme y espectacular museo y parque de esculturas de Kistefos, en Hadeland, que alberga algunas de las mayores obras de arte contemporáneo e inspira a personas que vienen a visitarlo de todas partes del mundo.

Arte para todos

En él, tanto niños, mayores, amantes de la naturaleza y apasionados del arte pueden disfrutar de muchos de los artistas contemporáneos más famosos, como Yayoi Kusama, Olafur Eliasson, Bjarne Melgaard, Tony Cragg, Elmgreen & Dragset, Fernando Botero y Jeppe Hein, entre otros.

“La gente campa a sus anchas por el museo, y eso hace que su interacción con las obras sea mucho más informal. Si bien otras galerías de arte son más estrictas en cuanto a su normativa, el museo de Kistefos invita a sus visitantes a explorar la naturaleza, dar un paseo por el bosque y encontrarse, casi por accidente, sus increíbles obras de arte”, explica Kate Smith.

El edificio más impresionante, el que realmente puso al lugar en el mapa mundial del arte, es el de la galería de arte “The Twist”, diseñado por Bjarke Ingles Group (BIG), y que además actúa como puente y mirador del museo. ¿O se trata de una escultura en sí mismo?

¿Cómo se transforma una antigua fábrica de celulosa ubicada en medio del bosque en un museo?

¡Equipándola con algunas de las mejores obras de arte contemporáneo del mundo!

Lugares especiales

La Ópera y Kistefos son tan solo dos ejemplos de los muchos lugares agradables de Noruega. Tenemos muchos más edificios, casas y comunidades de todos los tamaños que ofrecen algo especial y hacen que la gente se sienta feliz, relajada y creativa.

Echa un vistazo a este documental (10 min) en el que le preguntamos a la gente qué hace que un lugar sea agradable. Acompáñanos en nuestra búsqueda de la respuesta, que comienza en el Museo Kistefos y continúa por un colegio moderno de madera que cambió por completo el comportamiento y los índices de felicidad de sus alumnos, y una cabaña para niños muy enfermos y sus familias ubicada junto a un hospital. Hospédate en un hotel de lujo que se funde con la naturaleza y visita el pueblo pesquero que se negó a desaparecer y para ello decidió transformarse en algo sorprendentemente urbano.

Echa un vistazo a la lista que te dejamos a continuación y descubre los lugares más agradables de Noruega.

1. Un lugar agradable donde alojarse

Un hotel de vanguardia cuidadosamente integrado en la naturaleza para brindar estancias de ensueño.

Existe una buena razón por la que el hotel Øyna Cultural Landscape, a tan solo una hora en coche del aeropuerto de Trondheim, entró en la lista de “Los 101 hoteles más increíbles del mundo” de Fodor's Travel en 2022.

Las vistas del fiordo de Trondheim y los alpes de Fosen que ofrecen sus 18 habitaciones de estilo escandinavo, ubicadas en lo alto de una colina, te harán sentir como si estuvieses flotando en el aire, en pleno epicentro de un paraíso gastronómico. Alquila una bici y explora las tiendas de productos de granja, panaderías y galerías de Inderøy recorriendo la Ruta Dorada.

Descubre los muchos lugares agradables de Noruega en los que el destino es el hotel. Alójate en el galardonado Hotel Juvet Landscape, en Manshausen, o en uno de nuestros pintorescos hoteles históricos de madera, entre los que se incluyen el Hotel Dalen, el Hotel Union Øye, el Hotel Walaker y el Hotel Utne.

2. Un camino hacia la buena arquitectura

Deja que el recorrido sea el propio destino

Emprende un viaje por carretera y descubre paisajes increíbles en un recorrido en el que verás playas, fiordos, montañas y cascadas, y en el que podrás descubrir cómo el arte, el diseño y la arquitectura son capaces de acentuar la belleza del entorno y acercarte aún más a la naturaleza.

Realiza una de las 18 mejores rutas panorámicas de Noruega, las cuales se han convertido en verdaderas maravillas arquitectónicas. Déjate maravillar por su arte, sus senderos, sus miradores y, cómo no, ¡por los aseos más bonitos (y caros) del mundo!

3. Un pueblo pesquero con aire urbano

Barcos pesqueros, arte, comida gourmet y un estudio de grabación de vanguardia.

Descubre como los habitantes del pintoresco pueblo pesquero de Nyksund, en Vesterålen, consiguieron combatir la despoblación convirtiendo el lugar, ubicado junto a la costa del mar del Norte, en uno de los destinos más sorprendentes y agradables del norte de Noruega, que ahora cuenta con varios restaurantes, galerías y hoteles.

Nyksund es solo uno de los varios pueblitos pesqueros, conocidos como fiskevær, que se encuentran a lo largo de la costa de Noruega. A menudo se encuentran en lugares remotos, rodeados de los paisajes más increíbles. Llevan siglos dando cobijo a los pescadores y a sus familias, y hoy en día siguen teniendo un aire acogedor.

4. Un refugio con vistas

Todos necesitamos refugio. Sobre todo cuando el viento arrecia y el tiempo no acompaña, lo cual es bastante frecuente en Noruega…

Es entonces cuando más apetece estar calentito en un sitio cómodo y con buenas vistas. Los arquitectos de la empresa noruega Biotope combinan el campo de la arquitectura con su pasión por la naturaleza. Han diseñado algunos de los refugios, observatorios de pájaros, centros de fotografía y cabañas para pasar el día más bonitos y premiados del mundo. Se encuentran por toda Noruega y su acceso es totalmente libre.

Disfruta del silencio, de la iluminación y de las vistas, como las que brinda esta cabina situada en la montaña de Øksfjord, en la región de Norte de Noruega. ¡No te olvides de los prismáticos!

5. Un paseo entre las copas de los árboles

Un lugar agradable también tiene que ser accesible. Un muy buen ejemplo de esto es el puente de Tretoppveien, situado entre las copas de los árboles de Fyresdal, en Telemark. Camina o rueda sobre esta ruta de 2,5 km accesible para personas en silla de ruedas y llega al mirador circular del Parque de Actividades de Hamaren. Llévate la comida y disfruta de un picnic en una de sus zonas de descanso con vistas al lago.

También te recomendamos el pintoresco (y accesible para personas en silla de ruedas) camino hacia la torre de Stovnertårnet, que te lleva entre las copas de los árboles de Stovner, al noreste de Oslo.

La entrada a ambos es gratuita.

6. Una escapada agradable

Un lugar agradable es como un cálido abrazo; te da una sensación inmediata de estar tanto en el interior como aire libre de manera simultánea.

Los noruegos llevamos más de mil años construyendo cabañas para aislarnos del frío. Es adonde nos gusta ir para relajarnos y desestresarnos, para disfrutar en compañía frente a la chimenea, leer libros, jugar a juegos en familia y pasar tiempo de calidad con nuestros amigos y seres queridos.

Casi todas las cabañas están hechas de madera, desde las tradicionales y acogedoras cabañas de leña hasta los chalés más modernos con grandes ventanales que te permiten contemplar la naturaleza y aportan iluminación. ¡Algunas incluso se encuentran entre las copas de los árboles!

¿Tú qué prefieres?: ¿lo moderno o lo tradicional?

7. El paseo marítimo junto al puerto

Tráfico. Industria pesada. Ruido. Hace tan solo unos años, el puerto de Oslo no era un lugar agradable en absoluto.

Con el paso de los años, Oslo ha ido creciendo de cara al impresionante fiordo de Oslo, y esas antiguas carreteras y zonas industriales han ido dando paso a animados barrios que están llenos de museos, restaurantes, arquitectura de diseño y un montón de saunas flotantes y terrazas.

Toda su costa es ahora accesible para todo el mundo, lo que convierte al paseo marítimo del puerto, Havnepromenaden, en una de las rutas junto al mar más interesantes del mundo. Se extiende a lo largo de 9 kilómetros, pero si quieres puedes realizar solo algunos tramos o alquilar una bici.

8. Maravillas hechas de madera

Antiguas casas vikingas alargadas, cabañas acogedoras e iglesias tradicionales de madera, pueblos pintorescos en el sur de Noruega y edificios modernos que apuestan por la sostenibilidad.

En Noruega, la arquitectura de madera se remonta a hace más de mil años y alberga la historia de nuestro país. La madera ha sido siempre nuestro principal medio de construcción, un material orgánico que resiste tormentas, lluvia y nieve, y que, si se cuida debidamente, se mantiene fuerte generación tras generación.

Hoy en día, los arquitectos noruegos están llevando los edificios de madera a otro nivel, construyendo grandes torres y oficinas modernas a partir de este mágico material. Todos estos sitios nos hacen sentirnos bien, sentirnos como en casa.

9. Granjas históricas

Auténticas, acogedoras y llenas de historia.

Muchas de las granjas de Noruega llevan en manos de las mismas familias durante muchas generaciones, y recientemente han empezado a abrir sus puertas a turistas. Algunas tienen su origen en la Edad Media, mientras que otras te harán viajar al siglo XIX. En varias de ellas, lo tradicional se mezcla con lo moderno, creando un ambiente dinámico e interesante.

Disfruta del lujo de lo rural probando platos deliciosos elaborados a partir de productos locales provenientes directamente de las granjas, o quedándote unos días en una de las que ofrecen alojamiento. Llévate a toda la familia a disfrutar de unas vacaciones en plena naturaleza, en las que los más pequeños podrán jugar con los animales de granja y realizar diversas actividades.

10. Bibliotecas llenas de vida

¿Necesitas una bici eléctrica? ¿Una guitarra? ¿O un sitio donde estudiar o trabajar?

Las bibliotecas de Noruega tienen mucho más que ofrecer más allá de los libros de sus estanterías. Muchas son un ejemplo ideal de arquitectura moderna combinada con la interacción social, pues organizan debates y charlas interesantes. Pueden ser incluso un lugar donde tocar la guitarra o arreglar unos pantalones.

Muchas de nuestras bibliotecas se consideran de las más bonitas del mundo. Echa un vistazo a la de Deichman Bjørvika, en Oslo, nombrada la mejor biblioteca pública de nueva construcción. Tampoco te puedes perder la de Vennesla y muchas otras más.

¿Qué es para ti un lugar agradable?

Aprovecha estas increíbles ofertas

Echa un vistazo a algunas empresas que te ayudarán a sacar el máximo partido de tu viaje.

Descubre más sobre...

Páginas visitadas recientemente