Skip to main content

RECETA:
Pinnekjøtt

Costillas de cordero curado y puré de hortalizas de raíz

Para muchos noruegos, no hay Navidad posible sin pinnekjøtt.

Se trata de un plato que evoca tiempo en familia, buenos momentos y espíritu navideño…

Sobre todo, para la gente de la Noruega de los fiordos.

En esta zona se tiene como tradición servir pinnekjøtt como cena en el día de Navidad. De hecho, el 76% de la gente lo toma en Nochebuena, que tiene más importancia que el propio día de Navidad.

Y no es muy de extrañar, ya que los hermosos valles y fiordos de esta parte del país son un entorno ideal para la ganadería ovina.

El sabor único del pinnekjøtt es el resultado de un antiguo método de conservación que consiste en salar y secar la carne.

Se cree que el nombre pinnekjøtt (literalmente “carne de palo”) hace referencia a las ramas de abedul que se utilizan en su proceso de elaboración o a la similitud de la carne a una rama.

En Noruega, el pinnekjøtt se suele preparar curado a la sal y a veces también ahumado, y a los noruegos nos encanta debatir sobre cuál versión es la mejor.

Prueba a preparar la receta tradicional en casa:

Pinnekjøtt y puré de hortalizas de raíz

Ingredientes

(Para cinco personas)

2 kg de costillas de cordero curado

Puré de hortalizas de raíz:

1,25 kg de colinabos (también llamados nabos suecos)

2 zanahorias

1 patata

3 cucharadas de mantequilla

100 ml de nata

2 cucharaditas de sal

1/2 cucharadita de pimienta

Preparación

1. Se necesitan aproximadamente 400 gramos de costillas por persona. Hay que cortar la carne antes de ponerla a remojar en agua fría. Sumerge la carne por completo en un recipiente con mucha agua y déjala reposar a temperatura ambiente durante unas 30 horas. Recuerda cambiar el agua pasadas las primeras 15 horas.

2. Coloca una vaporera de metal o ramitas de abedul (sin corteza) en el fondo de una olla grande (como para una langosta). Llénala de agua hasta cubrir la vaporera o las ramitas. Coloca las costillas encima y tapa la olla. Pon el agua a hervir, baja el calor y deja que las costillas se hagan al vapor a unos 85-95 grados durante 3 horas o hasta que la carne se separe del hueso. Estate pendiente por si se evapora el agua. Siempre tiene que haber agua en la olla.

3. Pela las patatas, las zanahorias y los colinabos. Córtalos en trozos y hiérvelos en agua ligeramente salada hasta que se pongan tiernos. Cuela el agua y tritura las hortalizas.

4. Añade la mantequilla y la nata al puré. Échale sal y pimienta al gusto. Si quieres le puedes echar también un poco de nuez moscada para darle un toque especial.

¡Feliz Navidad!

Fuente: Matprat.no

El pinnekjøtt es un plato de larga tradición, pero eso no quiere decir que no puedas darle tu propio toque o usarlo como base para elaborar otras recetas.

Pruébalo en una hamburguesa, con salsa de barbacoa, o con arroz. ¡Delicioso!

Recetario noruego

Páginas visitadas recientemente