Skip to main content

LEFSE

El mágico burrito a la noruega

Suave y dulce…

… o relleno de tus sabores favoritos.

Descubre la tortilla tradicional noruega, una de nuestras elaboraciones más antiguas.

“Hay un montón de variedades de lefse, desde bocados dulces hasta preparados parecidos a los burritos”, explica Gry Nordvik Karlsen, coautora de un libro de cocina noruega en el que se incluyen recetas tradicionales de masas planas, entre ellas el lefse.

Karlsen y su hermana Ane Nordvik Hasselberg decidieron recopilar en una obra las recetas tradicionales porque no son fáciles de encontrar.

“Nadie presume de sus lefse en YouTube ni le dedica un blog a su preparación. Pero todas las regiones, ciudades de los fiordos y pueblos pequeños de Noruega tienen sus propias tradiciones con los lefse”, reflexiona Hasselberg. Por supuesto, un sinfín de recetas familiares secretas se transmiten de generación en generación.

“Mucha gente guarda alguna receta de la familia, pero no todos están dispuestos a compartirla. Queríamos evitar que estas tradiciones panaderas se desvanezcan y dar la oportunidad de aprender a elaborar masas planas como el lefse”, añade Karlsen.

Las hermanas, entusiastas de las tradiciones de la panadería noruega, sostienen que el lefse siempre ha ocupado un lugar especial.

Antiguas tradiciones panaderas

“El lefse se inspira en lo que llamamos flatbrød (pan plano), un pan crujiente finísimo que suele servirse con sopa, carne curada y una de las delicias noruegas singulares, el raksfisk (trucha fermentada)”, explica Karlsen.

Para elaborar un flatbrød no hacen falta muchos ingredientes. La tradición se remonta a los vikingos y su brauðiskr (plato de pan); el flatbrød consiste en agua, harina de trigo integral y una pizca de sal.

El lefse es una versión más tierna del flatbrød, que a menudo incluye otros ingredientes como la leche o la mantequilla. Lo utilizamos para envolver todos los manjares, como si fuera una tortilla mexicana.

“Cuando era pequeña, el lefse se consideraba un manjar. Daba mucho trabajo, así que solo lo preparábamos en vacaciones y ocasiones especiales”, recuerda Karlsen.

La magia surge de la perfecta combinación de masa y relleno.

Cubre el lefse de mantequilla, azúcar y canela y saborea un dulce espectacular…

…o cambia el pan por un saludable burrito de lefse para tu matpakke (comida casera para la escuela, el trabajo, una excursión, etc.).

El lefseruller, una fajita hecha con lefse, también es ideal para servir como bocado en una fiesta o una noche de tapas con los amigos.

¿Quién puede resistirse a estos rollos de salmón?

El lefse es una masa versátil, pero, como advierte Karlsen, lleva tiempo prepararlo partiendo de cero.

Por suerte, se puede adquirir potetlefser (lefse de patata) en prácticamente cualquier tienda de comestibles. Son perfectos como comida o tapa. También se pueden usar en lugar de los panecillos para preparar perritos calientes. Lo llamamos pølse og lompe (perrito caliente con lompe, un pequeño lefse de patata).

Algunas tiendas también venden lefse con azúcar y canela, aunque Karlsen recomienda visitar las tiendas de las granjas y pastelerías que incluyen el lefse entre sus especialidades.

“No hay nada mejor que un lefse casero. Es lo primero que se agota en los mercados navideños y lo único que todo el mundo come en los cumpleaños y otras celebraciones”, señala Karlsen.

Hecho con cariño

Los amantes de la gastronomía explican que la elaboración de lefse acerca a las personas, que se dividen las tareas para facilitar el trabajo.

“Seas viejo o joven, siempre puedes ayudar en algo. Algunos preparan la masa, otros la aplanan con el rodillo. Alguien se ocupa de freír el lefse en una gran plancha, de añadir el azúcar y la canela, o de trocearlo”.

Así, la tradición va pasando a las generaciones más jóvenes. Y la panadería se convierte en una actividad social y divertida. Fundamentalmente, el lefse se hace con cariño.

De la cena al postre

La forma de elaboración y el relleno del lefse varían según la zona del país. El lefse que tomamos en la cena o como tapa, por ejemplo, no es tan dulce como el que se sirve como postre o antojo.

“Soy de Salten, en el Norte de Noruega, y de niña me encantaba cenar møsbrømlefse. Es mi lefse favorito”, rememora Karlsen.

El møsbrømlefse es un lefse relleno de møsbrøm, un queso marrón para untar. Karlsen también destaca el kjøttlefse (un lefse con carne), parecido al taco; el lefse se rellena de carne y luego se calienta.

En la Noruega de los Fiordos es muy popular el vestlandslefse (lefse del Oeste de Noruega). Se trata de una versión dulce, con azúcar y canela.

“Una variante parecida es el tjukklefse (lefse grueso), que también lleva un relleno dulce”, señala Karlsen.

El krinalefse es otro antojo muy popular. Originario de Nordland, en el Norte de Noruega, incorpora un bello patrón, por lo que su preparación lleva algo más de tiempo. Antaño, el patrón representaba a la granja donde se elaboraba el lefse.

Pasión por las masas planas

El lefse es una de las muchas masas planas populares que se pueden degustar en Noruega.

Aquí nadie toma el ferri sin su svele; tú tampoco deberías. El svele es la versión noruega de los pancakes estadounidenses. Se consume como tentempié, a menudo con un café, y se acompaña de mantequilla y mermelada, azúcar o queso marrón.

“Los lugareños de la región de Trøndelag son famosos por su pjalt, sobre todo en Røros”, apunta Karlsen.

El pjalt es un pastel tierno y redondo que se sirve con mantequilla y un delicioso queso noruego. La zona tradicional de Røros tiene reputación por su comida, desde productos lácteos a carne de reno, y los vecinos elaboran una versión propia del pjalt. Aquí el lefse se conoce también como lemse.

Entre los productos de panadería tradicionales de noruega se encuentra también una gran variedad de bollos —boller— y pan, nuestra comida preferida. Más información sobre nuestros dulces favoritos.

Prepara un rápido tentempié de lefse en casa

¿Impaciente por probar el lefse? No tienes por qué esperar. Quizá no esté a la altura de un lefse casero, pero nada te impide preparar un rápido tentempié de lefse en casa.

Lefserull

¡Una tapa perfecta!
Para 4 personas

Ingredientes
5 lefser o lomper grandes y tiernos
125 g de queso cremoso (o snøfrisk, un queso crema de cabra noruego)
100 g de salmón ahumado (o jamón en loncha, si lo prefieres)
Ensalada de rúcula

Instrucciones
Extiende el queso.
Añade las finas lonchas de salmón ahumado y la rúcula.
Enróllalo todo y corta porciones de un bocado.

Deleite de azúcar y canela

Un dulce exquisito para acompañar el café.
Para una persona

Ingredientes
1 lefser lomper grande y tierno
1 cucharada de mantequilla (en pomada)
1 cucharada de azúcar
1 cucharada de canela molida

Instrucciones
Extiende la mantequilla.
Espolvorea con azúcar y canela.
Pliega o enrolla el lefse.

Encuentra la pastelería más cercana

Páginas visitadas recientemente